La revista estadounidense Forbes acaba de publicar la lista de los hombres más poderosos del mundo. “Se trata de personas cuyas acciones mueven el planeta, son jefes de Estado, financieros, filántropos y empresarios que verdaderamente dirigen el mundo”,  afirma la publicación. En primer lugar ubican a Vladimir Putin, Presidente de Rusia y en un tercer lugar,  recién ubican al presidente de su propio país, Barack Obama. En USA, nadie cuestiona la primacía de Putin, al contrario, crece el porcentaje de norteamericanos que admiran al Presidente ruso, si hasta el candidato que lleva la delantera republicana acaba de expresar su admiración por él. Hoy por hoy, los norteamericanos saben que es Putin el que está del lado de Dios,  y no su presidente Obama, a quien señalan como el mayor activista del movimiento homosexual en el mundo, y el Presidente que ha tenido la peor relación con el Estado de Israel.   En lo militar, el general alemán Hans-Lothar Domröse, director de las maniobras militares de la OTAN (citado por la revista austríaca Contra Magazin), señala que: “Desde que Vladimir Putin asumió la presidencia de Rusia, ha invertido activamente en las Fuerzas Armadas, por lo que en la actualidad son más modernas, móviles y activas, que las fuerzas de la OTAN, que ha disminuido su capacidad en un 25% en el último cuarto de siglo”. El general alemán aconseja a la OTAN “negociar un desarme entre Rusia y la Alianza Atlántica, como única manera de equilibrar las fuerzas”.   Según la misma revista austríaca, “las potencias occidentales están sorprendidas por la precisión de los ataques aéreos que Moscú lleva adelante en Siria contra el Estado Islámico. En el operativo antiterrorista Rusia utiliza misiles de crucero que lanza desde el mar Caspio. Todo esto ha sido posible gracias a los adelantos en electrónica e ingeniería logrados por los especialistas rusos, incentivados por Putin”.   En lo valórico, Vladimir Putin ha acusado a los países europeos: “están llevando a cabo una nueva política de poner en el mismo nivel a las familias que tienen muchos hijos con a las parejas del mismo sexo y la creencia de Dios con la creencia de Satanás. Los excesos de corrección política están llegando a un punto en que la gente está considerando en inscribirse en partidos cuyo objetivo es la legalización de la propaganda de la pedofilia. Mucha gente de los países europeos está avergonzada, y tienen miedo de hablar de estas convicciones religiosas. Las fiestas religiosas se están eliminando o se les está cambiando el nombre, escondiendo la esencia de la celebración. Necesitamos respetar los derechos de las minorías para que sean diferentes, pero no debemos cuestionar los derechos de las mayorías“, afirmó. Sus declaraciones también incluyeron una respuesta a los reiterados llamados de los países europeos de boicotear a Rusia, debido a la ley que prohíbe la promoción de la homosexualidad.   Y como si lo anterior fuera poco, Vladimir Putin acaba de promulgar una ley que prohíbe mal interpretar la Biblia para fines antisemitas. Esta noticia la explico de la siguiente manera:  El Presidente de Rusia es un enemigo declarado del antisemitismo, es decir, Vladimir Putin lucha en contra de los que odian a los judíos y al Estado de Israel. En su gobierno, los actos antisemitas han disminuido notoriamente en el país. Vladimir Putin cultiva una cálida relación con la comunidad judía de su país, a la vez que mantiene relaciones amistosas con el Estado de Israel, que se han evidenciado en estos días, en medio de las escaramuzas de la guerra civil siria. En Israel siempre recuerdan que en el año 2012, Putin llegó para participar en la inauguración de un monumento en conmemoración de los sacrificios que hizo el ejército ruso, para ayudar a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. En su discurso Putin dijo: “Estoy muy emocionado de estar aquí hoy. El Holocausto judío fue el acontecimiento más vergonzoso y oscuro en la historia humana, y el ejército soviético fue quien aplastó la cabeza del monstruo nazi. Este monumento increíble fortalece el respeto que siento hacia el pueblo judío y el Estado de Israel”   La ley que Putin acaba de promulgar,  prohíbe que se malinterprete la Biblia, con el propósito de justificar el odio a los judíos y al Estado de Israel. Muchos antisemitas citan la biblia para justificar el odio que sienten contra los judíos y el Estado de Israel. John Hagee autor del libro “En defensa de Israel”, afirma que el odio a los judíos que produjo el Holocausto, se fundaba en la Biblia. La Biblia dice que Dios maldecirá a los que  maldigan a Israel (Génesis 12:3),  este texto bíblico fue el que mató a Hugo Chávez. La Biblia dice que Jesús es el Mesías de Israel (Mateo 16:16), de modo que, quien se identifique como cristiano, no puede odiar a los judíos y al Estado de Israel. Hay cristianos que desplazan a los judíos del amor de Dios y desechan al Estado de Israel de los planes de Dios, citando la biblia, enseñan que la Iglesia reemplazó a Israel. La biblia enseña que Israel es irreemplazable (Romano 11:29). Si usted que lee este artículo, estima que los versículos citados, están mal interpretados, estaría cometiendo un delito, si viviera en Rusia.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *