PUERTO RICO.- El huracán María pasó por el Caribe y dejó un rastro de destrucción. En Puerto Rico, los vientos llegaron a 281 kilómetros por hora. Oficialmente 13 personas murieron, además de las miles de casas destruidas total o parcialmente. Todos los 3,5 millones de habitantes de la isla están sin electricidad e internet desde el 20 de septiembre. Algunos de los templos que no fueron grandemente alcanzados están sirviendo de refugio y como centro de distribución de alimentos. Hay varias misiones evangélicas y organizaciones como la Cruz Roja haciendo un esfuerzo de socorro para los moradores. Un líder cristiano afirmó que la devastación puede ser descrita como “apocalíptica”, ya que la isla sufrió un desastre tras otro. Antes del huracán María, Puerto Rico fue golpeada por el huracán Irma. Todo ello en medio de una crisis económica sin precedentes, que ya ha provocado que miles de personas abandonen la isla para irse  a Estados Unidos, que mantiene con la nación una relación de “protectorado”.
El evangelista Franklin Graham informó que la Bolsa del Samaritano, ministerio de la Asociación Evangelística Billy Graham ha enviado médicos, evangelistas y toneladas de donaciones allí. También pide que los cristianos oren por los puertorriqueños que viven días difíciles. A pesar  de la situación difícil que se está viviendo, grupos de cristianos se reúnen en las calles para alabar a Dios. Con generadores conectados, proporcionan suficiente luz para iluminar el lugar y los aparatos de sonido. Varios videos publicados en las redes sociales muestran a la gente orando por el país y clamando por la intervención divina. [Fuente: Christian Post]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *