KENIA, ÁFRICA.- Charles Mully vivió una verdadera historia de viraje, yendo de la pobreza a la riqueza. Sin embargo, a la altura de su éxito, vendió todo para convertirse en el padre de los niños que viven en las calles en Kenia , África. Al igual que muchos de estos niños africanos, Mully también vivió en las calles cuando fue abandonado por sus padres, con sólo seis años de edad. “Cuando era niño, me desperté un día y descubrí que estaba solo. Sin comida y nada que yo pudiera apoyarme, me convertí en un niño de la calle, un mendigo”, dijo Mully a la CBN News. Mully comenzó a cambiar de vida después de que consiguió comprar un carro y pasó a usarlo como taxi. Con la nueva renta, compró una flota de carro y autobuses. También inició negocios en los mercados petroleros e inmobiliarios, convirtiéndose rápidamente en un millonario. “A veces es tan difícil para mí medir el nivel, pero puedo reconocer que el Señor me levantó a través de su favor, a través del pequeño negocio que empecé”, afirmó. “Cuando miro hacia atrás, veo la gracia de Dios y un plan.
¿Por qué? Él estaba planeando convertirme en un instrumento para el futuro”. Casado y padre de ocho hijos, Mully sintió el llamado de Dios para vender todo lo que construyó. Este deseo surgió en su corazón en 1986, después de un encuentro con niños que estaban en la calle en la misma situación que él mismo vivió. “Me vi en sus caras, porque yo estaba tratando de esconderme. Nunca había compartido eso con nadie. No recuerdo haber compartido siquiera un día el testimonio sobre mi pasado, yo quería que la gente me viera como un gran hombre, con dinero, con todo “, confiesa. Sin embargo, el llamado de Dios para su vida fue nítido. “Cuando Dios quiere realmente usarlo, no hay manera de escapar, incluso cuando intentas huir”, dijo Mully. “Dios me habló de esa manera”. La familia de Mully inició la organización Mully Children’s Family, para apoyar a niños abandonados en África. Pero ese proceso no fue fácil. “Este viaje nunca fue fácil. Junto con mi mujer, sufrimos el rechazo de nuestros amigos, de las iglesias. “Ellos no querían oír nada al respecto, ellos creían que yo estaba loco”, recuerda. A pesar de las críticas de las personas que estaban a su alrededor, más de 13 mil niños que lo llaman “papá Mully” se convirtieron en médicos, ingenieros, científicos, profesores y abogados. “Yo veo el mundo, veo a Kenia y veo el continente de África siendo transformado por ellos y por medio de Cristo, que nos fortalece”, reflexionó. Cabe destacar que la historia de Charles Mully se convirtió en un largometraje y fue presentada desde el 3 de octubre en los cines de Estados Unidos por tres noches bajo el título de “Mully”. [ Fuente: CBN News ]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *