ÁFRICA.- Una mujer musulmana de 34 años estaba enferma hace 16 años y ni médicos, ni hechiceros conseguían aliviar su sufrimiento. “Ella simplemente siguió enfermándose”, dijo Muhammad, un evangelista y plantador de iglesias para la misión ‘Nuevo Pacto’ (NCM) en el este de África. El pastor no reveló el nombre de la mujer por motivos de seguridad. A medida que el dinero de la familia se acababa para pagar a estos médicos, curanderos y hechiceros, se desesperaron. “Ella no conseguía ninguna ayuda por medio de esos médicos y hechiceros”, contó Muhammad. Cansada de vagar en busca de ayuda e ir a lugares que no daban ningún resultado positivo, ella decidió ir a una iglesia. Fue así que Muhammad acabó conociendo a aquella mujer y teniendo la oportunidad de evangelizarla. “Ella vino a nuestra iglesia, oyó hablar sobre el Señor Jesús, nuestro salvador y después oramos por ella. Nosotros impusimos las manos sobre ella y siete espíritus malignos salieron de ella con una fuerza inexplicable, en medio de muchos gritos”, contó Muhammad en un ” relato para la Misión ‘New Convenant’.
“Entonces, nosotros le hablamos de nuestro Salvador, Señor Jesucristo y también explicamos que Satanás es el enemigo de nuestras almas, después de eso la invitamos a ella a entregarse Señor Jesucristo y consagrar su corazón a Él”, añadió. Movida por el encuentro poderoso, la mujer se levantó y abrió su corazón a Jesús, recibiendo el perdón por sus pecados e invocando su nombre. Incluso con la poderosa liberación y redención, Dios aún tenía más que hacer por su vida. La recién convertida al Evangelio aún necesitaba cura para sus enfermedades. “Nosotros oramos al Señor Jesús para curar sus enfermedades y provocar una cura completa en su cuerpo. ¡Ella recibió no sólo la salvación de su alma y espíritu, sino que también la cura para su cuerpo!”, Dijo Muhammad. Cuando su familia vio los cambios poderosos que Dios había operado en aquella mujer, el marido y los dos hijos también se entregaron a Jesús. [ Fuente:  God Reports ]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *