BEIJING, CHINA.- La organización de apoyo a la iglesia perseguida “International Christian Concern” (CPI) ha sido informada de que el 5 de julio, la Iglesia de Zion – mayor denominación cristiana interno en Beijing – fue prohibida por un grupo de matones contratados por las autoridades locales del partido Comunista. El grupo impidió que los miembros de la iglesia entraran en el tercer piso del edificio, donde la congregación funciona, y lanzó insultos y amenazas a los cristianos, llamando el evangelio de “secta”. En una petición de oración a otros cristianos, compartida a través de WeChat (una popular aplicación de mensajes chino) el 8 de julio, los miembros de la iglesia detallaron la continua opresión del gobierno contra ellos. Seis bandidos bloquearon la entrada del edificio e impidieron a los miembros de la iglesia de intentar desbloquear los candados colocados bajo orden del gobierno. Ellos también impidieron al administrador de la iglesia entrar en la iglesia para recuperar los ordenadores y documentos de la iglesia. La iglesia pagó recientemente el alquiler del local por otro trimestre, con el contrato de alquiler para renovación en 2020, pero los fieles fueron impedidos de entrar para realizar el culto.
Frecuentada por más de 1.500 cristianos, con ocho congregaciones en toda la ciudad de Pekín, la Iglesia de Sión se ha convertido recientemente en uno de los principales objetivos del gobierno chino. Su templo de Yizhuang, la mayor iglesia doméstica en Pekín, fue la motivación para el bloqueo. En abril, autoridades en Pekín solicitaron que la iglesia instalara cámaras de vigilancia dentro de su edificio. Después de que los líderes de la iglesia se rehusaron, el gobierno cortó el agua de la iglesia y apagó la electricidad del ascensor. El gobierno también presionó al propietario de la iglesia a no renovar su contrato. El soborno Desde mayo de 2018, muchos miembros de Iglesia de Sión fueron abordados por las autoridades residenciales y comunitarias, que trataron de sobornar a los fieles, ofreciéndoles soluciones a los problemas laborales, beneficios financieros y una mejor educación para sus hijos si así lo deseaban si dejaban de ir a la iglesia. Aquellos que se negaron fueron puestos bajo vigilancia. Según la ‘China Aid’, la cuenta pública de la iglesia en el “WeChat” fue bloqueada el 12 de junio, y todos sus vídeos de sermón, compartidos en otros sitios cristianos fueron excluidos. Un cristiano en Pekín, familiarizado con la situación compartió con la ICC de que la concesión del edificio principal de la Iglesia de Sión está listo para ser renovado a mediados de agosto. Dada la intensificación de la represión contra la iglesia, el caso es un ejemplo claro de lo que sucederá con la iglesia a seguir. Las autoridades de Pekín pretenden intimidar a otras iglesias domésticas, usando la Iglesia de Sión como ejemplo. Gina Goh, Gerente Regional de ICC, dijo: “La reciente represión contra las iglesias domésticas en China es un reflejo de la falta de respeto del Presidente Xi a la libertad religiosa. China está pasando por la peor persecución cristiana desde la Revolución Cultural de Mao Zedong. Estados Unidos y la comunidad internacional no deben ignorar las injusticias cometidas contra los cristianos chinos. Vamos a seguir orando por fuerza y ​​sabiduría para la Iglesia en China mientras los cristianos navegan a través de la intensificación de la opresión”. [ Fuente: God Reports ]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *