CHINA. – Las autoridades chinas han prohibido a las iglesias cristianas que enseñen acerca de los Diez Mandamientos, por lo que ha pronunciado al respecto el pastor Mark Woods esta semana, llamando al gobierno chino de “atormentadores de la iglesia”. El pastor escribió un artículo sobre el hecho de que los oficiales habían borrado el primer mandamiento del muro de una iglesia evangélica en China. Este mandamiento dice: “No tendrás otros dioses delante de mí”. “Vamos a ser claros sobre lo que esta acción significa”, escribió el pastor. “Dice categóricamente que el estado es supremo y no Dios”. Él dijo que aquellos “oficiales entienden perfectamente que los creyentes proclaman el señorío de Cristo, por lo que su lealtad no puede ser para el estado”. Persecución sin tregua Marcos Woods dijo que “lo que estamos viendo en el siglo 21 es lo que el pueblo de Dios ha visto durante miles de años”, refiriéndose en particular a la búsqueda del gobierno comunista chino. “El estado chino es Nabucodonosor, exigiendo que Sadrac, Mesque y Abednego adoren solamente a él. Es Darío, exigiendo lo mismo de Daniel. Es Antíoco Epifanio, sacrificando un cerdo en el Templo de Jerusalén. Es César – cualquiera de los varios Césares – que requiere que los cristianos escojan entre sacrificarse a él y al martirio”, comparó, relacionando algunos de los perseguidores que intentaron detener la iglesia de Cristo. El pastor defiende no sólo a los cristianos, sino a la libertad religiosa de todos, incluyendo la libertad de no creer. “[Eso] es fundamental para todas las libertades. Es la afirmación final de que el estado no controla la conciencia y que ningún sistema político puede reivindicar nuestra lealtad absoluta. Esto se aplica a las democracias occidentales, así como a los totalitarismos orientales: las banderas y las religiones no pertenecen a ellas”, justificó. Profecías literarias En su artículo, Mark Woods trae el recuerdo sobre vaticinaciones de autores que hablaban sobre la falta de libertad en el futuro, que para nosotros son los días actuales. El pastor llama de profético el libro 1984, de George Orwell. “[El autor] imagina un futuro en el que el Estado tiene completo control. En un trecho, él dice: ‘La historia se ha detenido. Nada existe a no ser un regalo sin fin, en el que el partido está siempre bien”. El pastor continúa diciendo que “en una imagen espeluznante, el torturador de Winston Smith, O’Brien, le dice: ‘Si quieres una imagen del futuro, imagina una bota estampada en un rostro humano – para siempre’. Woods dice que los creyentes saben lo que sucede cuando el Estado usurpa la autoridad de Dios mismo y que los resultados se han visto muy a menudo en el siglo XX. Él dice que la persecución está en el ADN de los cristianos, por esta razón deben resistir cuando el estado intenta invadir sus derechos religiosos. Sin embargo, él dice que todavía existen incertidumbres en cuanto a qué hacer. “A veces estamos seguros de resistir; otras veces somos supersensibles, escogiendo la colina equivocada para morir, pareciendo pequeños, tontos y estúpidos”, se quejó. El reverendo dice que el instinto cristiano debe ser entregar alegremente a César lo que pertenece al César, pero debe entregar a Dios lo que pertenece a Dios. “Si no siempre podemos ver la diferencia entre estos dos [César y Dios] con mucha facilidad, es porque en el Occidente liberal somos en gran parte acomodados”. Él concluye diciendo que corresponde a los creyentes en China una elección dura. “El estado está trazando una línea y pidiendo que ellos decidan de qué lado están. El pueblo de Dios ya estuvo allí antes, y la sangre de los mártires es la semilla de la iglesia. Pero no puede haber compromiso: hay 10 mandamientos, no nueve, y el primero es la base de todo lo demás“, concluyó.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *