SIRIA. – Los cristianos sirios han compartido cómo se convirtieron del islam al cristianismo después de presenciar la brutalidad de grupos extremistas islámicos como el Estado Islámico (EI), que llevó a cabo actos de barbarie en nombre de Alá. Los miembros de la recientemente establecida Iglesia de los Hermanos en Kobani, el primer lugar de culto cristiano local durante décadas. Ellos compartieron con NBC News cómo el cristianismo los atraía después de vivir bajo la ley Sharia. Farhad Jasim, de 23 años, quien trabaja como mecánico, se convirtió al cristianismo a fines del año pasado. Le dijo a NBC que fue encarcelado por EI durante seis meses a principios de 2016 después de que los militantes descubrieron que no sabía lo básico del islam. Durante su tiempo en cautiverio, fue torturado y obligado a leer el Corán. “Después de que fui testigo de su brutalidad con mis propios ojos, empecé a ser escéptico acerca de mi creencia”, dijo Jasim. Después de escuchar sobre la Iglesia de los Hermanos, que se inauguró en septiembre de 2018 y formar parte de una denominación que se remonta a la Alemania del siglo XVIII, Jasim decidió visitarlos: “No me tomó mucho tiempo descubrir que el cristianismo era la religión que yo estaba buscando”, dijo. Jasim dijo que, al abandonar el islam, su familia lo rechazó debido a su nueva fe y expresó la esperanza de que algún día, sus seres queridos no solo lo perdonarían, sino que también abrazarían el cristianismo. “Si el Estado Islámico representa al islam, ya no quiero ser musulmán”, dijo. “Su Dios no es mi Dios”. Firas, un agricultor de 47 años, le dijo a NBC que se convirtió al cristianismo después de haber vivido bajo el Estado Islámico durante dos años. Recordó cómo los militantes aterrorizarían a cualquiera que no se adhiriera a su marca particular de islam. “Vi a hombres y adolescentes siendo azotados en las calles porque los pillaban fumando. Vi cadáveres de hombres jóvenes arrojados desde edificios altos por ser homosexuales”, dijo Firas. “Este era su islam”. “Si el cielo está hecho para el Estado Islámico y su creencia, elegiría el infierno para mí en lugar de estar de nuevo con ellos en el mismo lugar, incluso si es el paraíso”, agregó. Mientras que Estado Islámico fue expulsado de la ciudad, ubicada a lo largo de la frontera sirio-turca, hace más de cuatro años, la conversión al cristianismo sigue siendo un tabú, e incluso peligroso, en la región de mayoría musulmana. Open Doors, el regulador de la persecución, señala que incluso en las partes más seguras de Siria, los cristianos que se han convertido del islam enfrentan presiones y discriminación por parte de sus comunidades. Kobani es el hogar de unos 300 cristianos, según estimaciones. Omar, de 38 años, quien se desempeña como administrador de la iglesia, dijo que incluso antes de que EI llegara a la región, estaba estrictamente prohibido cambiar la religión del islam al cristianismo. Pero bajo el EI, la conversión al cristianismo “ni siquiera era imaginable”, dijo, y agregó: “El Estado Islámico te mataría de inmediato”. “La mayoría de los hermanos aquí se convirtieron o vinieron a la iglesia como resultado de lo que El Estado Islámico les hizo a ellos y a sus familias”, dijo. “Nadie está obligado a convertirse. Nuestra arma es la oración, la difusión del espíritu de amor, la fraternidad y la tolerancia”. Actualmente, se cree que solo el 4,6 por ciento de los sirios son cristianos, según un informe de Ayuda a la Iglesia Necesitada. Además, se cree que alrededor de 700,000 cristianos abandonaron Siria desde que comenzó la guerra civil en 2011. En diciembre de 2018, el presidente de EE.UU. Donald Trump anunció que las tropas estadounidenses se retirarían de Siria, declarando: “Hemos ganado contra el Estado Islámico. Les hemos vencido y les hemos golpeado gravemente. Hemos recuperado la tierra y ahora es el momento de que nuestras tropas vuelvan a casa”. Sin embargo, en medio de las preocupaciones de sacar a las tropas estadounidenses de Siria pondría en peligro a los cristianos perseguidos, a los kurdos y otras minorías étnicas, Trump aclaró más tarde que enviaría a las fuerzas estadounidenses de vuelta si el Estado Islámico y otros grupos terroristas recuperan su fuerza. “El presidente dejó en claro que apoyamos a los cristianos, que apoyamos a los kurdos”, dijo recientemente a CBN News la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders. “Lo dejó claro a Turquía, lo dejó claro públicamente en varios frentes, y una de las razones por las que el Presidente ha sido duro con Irán es para asegurarse de que la gente no se sienta amenazada”. Fuente: Christian Today

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *