El otro canuto.- Pastor Oraldo Rojas Ramírez y su esposa Angela Abarca Zúñiga. Pastores pentecostales entre los pobres. En tiempos de crisis dentro del pentecostalismo chileno, principalmente en la figura pastoral, desgastada por tantos abusos de muchos que nos avergüenzan y duelen, bueno es recordar a modo de protesta y esperanza a aquellas personas que hicieron de la labor pastoral pentecostal un testimonio de amor y entrega. Hoy les traigo una pequeña reseña del pastor metodista pentecostal Oraldo Rojas Ramírez y de su esposa la pastora Angela Abarca Zúñiga que sirvieron en la comuna de San Bernardo. El pastor metodista pentecostal Oraldo Rojas Ramírez y su esposa Angela Abarca Zúñiga fueron un destacadísimo matrimonio pastoral que sirvió durante 55 años en la comuna de San Bernardo, donde dejaron un testimonio extraordinario de amor, entrega y pasión por la gente, especialmente por los desechados. El pastor Rojas Ramírez nació en 1884 en el seno de una familia acomodada, católica y conservadora. Se convirtió al evangelio y asistió a la Segunda Iglesia Metodista Pentecostal de Sargento Aldea (Hoy Iglesia Evangélica Pentecostal), dicha conversión le valió el rechazo y desprecio de su familia que tenía sacerdotes y monjas entre sus filas, razón por la cual lo maltrataron mucho, incluso hasta los golpes. Dentro de la Iglesia Metodista Pentecostal conoció a su esposa la pastora Angela Abarca Zúñiga con quien se casaría en 1918. Fueron enviados a predicar por el pastor Victor Pavez Toro (el primer pastor pentecostal chileno en ese entonces de la IMP) a la comuna de San Bernardo en el año 1921 con el solo apoyo de las hermanas María Quezada y Mercedes Abarca, hermana de la pastora Ángela. Su gestión no solo tuvo mucho crecimiento, pues dejaron una iglesia de más de 7 mil miembros y 22 capillas rurales, además de un templo tan grande que fue por mucho tiempo el más numeroso de la IMP en Chile, con el nombramiento de 15 pastores más para servir en el país, sino que es reconocido y recordado por su entrega y amor por la gente, por su sencillez y bondad, por estar siempre con los borrachos, los hambrientos, por predicar un evangelio sin acepción de personas sino de amor a quienes sufren y son oprimidos y despreciados. La predicación del Pastor Rojas era conocida porque su tema favorito y principal era el gran amor de Dios por el ser humano, la cual era confirmada por la entrega total del matrimonio Rojas Abarca para con los más humildes y desposeídos, porque daban y compartían todo cuánto tenían a los más necesitados, a los despreciados. Dicen que ellos llamaban a las personas sin hogar “Príncipes” y los sentaban en el altar de la iglesia aunque estuvieran borrachos. Su casa era una verdadera casa de acogida donde alimentaban a más de 30 personas, principalmente niños, aunque aquello le significaba problemas con sus vecinos pues traía a mucha gente "dudosa" hasta su casa, de hecho, no pocas veces algunas personas que acogía le robaban, pero los volvían a recibir si los veían necesitados. También se cuenta que mantenían una provisión permanente de ataúdes para dar a quienes no tenían dinero para enterrar a sus muertos en tiempos en que la mortandad era abundante entre los pobres. El Pastor Oraldo Rojas Ramírez y Angela Abarca Zúñiga hacían todas estas obras de amor con los donativos sencillos que recibían de la iglesia, mas el pastor nunca procuró nada para él ni para su vejez, todo lo entregó, vivió siempre por la fe, mucho más allá incluso de lo razonable, pues tanto daba que se quedaba sin cosas para él y su familia, lo que le implicó críticas y discusiones con su esposa en algunos casos, por lo extremo que era. El nunca se definió a sí mismo como administrador de nada, sino como servidor. Tanto era lo que daba, que a veces era irresponsable, y daba a los pobres lo que estaba destinado para pagar los sueldos de quienes construían el templo que estaban haciendo, sin embargo, los testimonios cuentan que de manera milagrosa, a última ahora, alguien le daba lo que hacía falta para pagarlos a tiempo. El pastor Rojas, de una sencillez casi inocente, siempre se mantuvo al margen de conflictos de poder entre los pastores, siempre se dedicó a servir simplemente. Cuentan los testimonios que en su casa siempre había gente a la que junto a su esposa estaba ayudando, alimentando y vistiendo. Existen toda clase de historias sobre él, de piedad y milagros, como por ejemplo que en una conferencia de pastores llegó una persona hambrienta, y él, contra todo protocolo, vino y lo sentó en medio de la conferencia y lo alimentó, enseñando a todos que ellos son la prioridad por sobre todo lo que hacían; se cuenta que cuando sufría violencia por la intolerancia religiosa católica, él oraba por quienes lo golpeaban e intervenía ante los policías para que no los castigaran (los sacerdotes decían muchas mentiras y calumnias de él, para que la gente no se acercara a él y se convirtiera en evangélica, a tal punto que hubo gente que quizo atentar contra su vida); se cuenta que los agricultores le pedían que orara cuando había sequía y como llovía, le ofrecían toda clase de regalos para su enriquecimiento, pero él no los aceptaba, solo pedía terrenos para construir iglesias y libertad para predicar y ayudar a los inquilinos. Exista otra historia de una hermana llamada Sonia Martínez, mujer que vivía en los alrededores, que en el año 1970, luego de haber sido golpeada por su marido, quiso matar a sus hijos y suicidarse, entonces escuchó la predicación de las hermanas de San Bernardo, quienes la llevaron donde el pastor Rojas, el cual la bautizó y asistió para salvar su vida, saliendo de esa terrible situación. El pastor Oraldo Rojas nunca aceptó homenajes, regalos, ni halagos, pero fue tan conocido por su piedad, servicio y por su mensaje de amor, que toda la ciudad de San Bernardo lo conocía, a tal punto que lo nombraron ciudadano ilustre de dicha comuna, asimismo la conocida Revista “Vea” le hizo un reportaje el 9 de Junio de 1966, en las páginas 14 y 15 donde destacó su labor. A su muerte en 1976, recibió honores de toda la comuna, especialmente del espontáneo pueblo sanbernardino, autoridades, y los propios sacerdotes católicos, visitas desde el extranjero y reseñas en la prensa, incluida una hecha en el Mercurio por el hermano y profesor de la Comunidad Teológica Evangélica de Chile, Miguel Guerrero Méndez. Un hermano llamado José Vilches Farías escribió incluso una canción sobre él en 1994 que se llama "La fe del pastor Rojas" donde relata su obra, su fe y su amor por los mendigos "cuando el mendigo a él acudía... él le llamaba invitado de honor" dice la canción. Investigadores del pentecostalismo como el Dr. Luis Orellana suelen afirmar que si Oraldo Rojas Ramírez hubiese sido católico, lo hubieran beatificado por su notable testimonio de amor y servicio a todas las personas. Recordamos y honramos la figura de estos pastores, con la esperanza de que muchos más como ellos se levanten nuevamente, como reconocimiento a muchos pastores pentecostales de antaño que llevaron una vida de servicio y de amor, y para que estos pastores no sean olvidados, sino sean ejemplo para todos. Dejamos la invitación y la tarea de rescatar y preservar su notable labor. Les dejo un muy bonito compilado de fotografías de ambos pastores, especialmente del pastor Oraldo que logramos rescatar de internet. Fuentes: -Un Santo Ha Partido A La Presencia Del Señor”. El Mercurio, Santiago domingo 4 de julio de 1976. -Reseña Histórica de la Iglesia de la Portada, San Bernardo, 2018. -Iglesia Metodista Pentecostal de Chile, Ayer y Hoy. de Dean Helland Talbert y Alice Rasmussen Schick

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *