El duelo y la pérdida son parte de nuestras vidas como JuCUMeros que trabajan en las fronteras. Tocar la vida de aquellos que viven en zonas desérticas, estériles donde el evangelio aún no se conoce, significa encontrar dolor, muerte y tristeza. Lo experimentamos en nuestras propias vidas y también lo encontramos en la vida de aquellos a quienes discipulamos y compartimos el amor de Dios. También tenemos el gran privilegio de compartir a Cristo con aquellos que nunca han escuchado antes. Al encontrarse con Jesús, Él aporta un consuelo y paz a ellos que nadie más puede dar.
Esta es una historia de uno de nuestro personal de JUCUM Misiones Fronterizas que trabajó durante años en Asia Central. Ella cuenta de tres ancianas que eran madres afligidas; algunas de las primeras en sus respectivos grupos étnicos para llegar a conocer a Jesús. También fueron algunas de las primeras en ir a estar con él en el cielo. Estas mujeres perdieron a sus bebés y sufrieron grandes dificultades. Encontraron la paz en Cristo que un día las reuniría con sus pequeños en el cielo.

Una Mujer de Siberia

“Conocí a la primera mujer en mi practica de EDEM en Siberia (¡sí, en el invierno!) Era una tártara étnica. Se había trasladado de Tartaristán en Rusia a Siberia oriental como una joven mujer en busca de un trabajo. Los tártaros son un grupo étnico musulmán. La vida era muy dura allí. En invierno, comían sólo patatas, arroz y ocasionalmente una cebolla. Poseían una vaca flaca que ordeñaba a mano cada mañana. La pobre cosa no les dio mucha leche, pero fue una nutrición extra para ellos. No tenían agua corriente; un pariente recogía agua de una bomba a más de un kilómetro de distancia. ¡Y a menos de 40 grados Celsius, un viaje al baño que estaba afuera era un recorrido que se hacía con la menor frecuencia posible!
*Guzal me dijo que tenía doce hijos. Seis habían muerto en la infancia, y un séptimo se había ahogado en el río cuando tenía 8 años. Ella tenía setenta años cuando la conocí. Aunque muchos años habían pasado, había lágrimas en sus ojos mientras ella me contaba de la pérdida de sus bebés. Ella había venido a Cristo durante los años soviéticos y fue una de las primeras de su grupo étnico en venir al Señor.

Mi Vecino y SSuegra

Las otras dos mujeres eran de un país de Asia Central donde trabajé durante muchos años.
*Muhabbat era la suegra de mi vecino.
Un día mi vecino vino a preguntar si tenía alguna medicina que ayudara a su suegra. Ella se alojaba en su casa por unos días. Explicando que se estaba muriendo de cáncer, me contó de su terrible dolor.
Fui a su casa a conocer a la mujer. Había muy poco que yo podía hacer, pero me ofrecí a orar por ella. Al orar, de repente me di cuenta de que esta sería la única oportunidad que tendría de escuchar el Evangelio. Empecé a contarle acerca de Jesús. Ella estaba muy interesada. En ese momento la señora que me ayudaba estaba en mi casa. Era estudiante y creyente. El discurso de la anciana me estaba confundiendo y tenía problemas para entenderla.
*Dildora vino y le contó toda la historia de la Biblia comenzando con Génesis. Pensé: ‘ esto podría tomar años ‘, ¡pero entonces me di cuenta de que sólo tenían Génesis, Salmos y el Nuevo Testamento en su idioma! Muchos idiomas en Asia Central tienen solamente traducidas algunas porciones de la Biblia.
Después de escuchar el Evangelio presentado, ella dio su vida al Señor. Más tarde ese día le leí de Apocalipsis 21:1-5 sobre el nuevo cielo y la nueva tierra. Dios limpiaría cada lágrima de nuestros ojos. No habría más muerte, tristeza, llanto o dolor.
Ella falleció unos 3 días después de leerlo. Mi vecino que originalmente me había pedido la medicina, me contó más de la historia de su suegra. Había tenido 12 hijos. Seis habían muerto en la infancia. Esta mujer había sufrido una gran pérdida y terrible dolor. Después de escuchar el pasaje de Apocalipsis, ella estaba tranquila y en paz. Mi vecino me dijo: “Ella no parecía tener miedo de morir ya.” Su corazón transformado era un fuerte testigo. Poco después de que su suegra falleció, mi vecino dio su vida al Señor. Esta anciana afligida era probablemente la primera persona de su grupo étnico, que murió en la fe. A través de la paz que había encontrado, otros también creyeron.

Lazos Familiares

La tercera historia es muy similar. Esta mujer era de un pueblo a las afueras de nuestra ciudad. El Evangelio a menudo se propaga a través de las relaciones familiares. Esto era cierto en su caso. Su nuera se conoció con uno de mis compañeros de equipo. Ella dio su vida al Señor. Luego dirigió a sus cuñadas y suegra al Señor también. La suegra siempre me pareció muy traumatizada. No sabía por qué. Después de su muerte, su hija me dijo que había tenido 14 hijos y 8 habían muerto en la Infancia.
Me sorprende la asombrosa misericordia del Señor. Él ve el sufrimiento de estas mujeres y muchos otros como los que viven en Asia Central. La aflicción y el dolor estaban constantemente presentes en sus vidas. Pero en Cristo, encontraron paz y consuelo. Ahora están en el cielo con los bebés que nunca conocieron. También están con su Señor, en un lugar donde no hay muerte, tristeza, llanto o dolor.”
Muchas mujeres afligidas en Asia Central todavía tienen que oír hablar del Dios que puede confortarlas. Millones de mujeres de Asia Central permanecen atrapadas en vidas llenas de dolor causadas por la pérdida de sus hijos. En comparación con el Reino Unido, donde sólo 3.8 de 1000 bebés mueren, en Asia Central, es más como 40 en un millar. como estas tres mujeres encontraron esperanza, sanidad y paz, cientos de otros nunca han escuchado que hay un Dios que puede sanar sus corazones rotos. ¿Quién irá y compartirá la gran compasión de Dios y su Amor? ¡Si tienes interés para trabajar en Asia Central, Regístrate para una sesión con un entrenador de JUCUM hoy mismo! * Se han cambiado los nombres.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *