La Iglesia está Viva al Pie de las Colinas de los Himalayas

Al comienzo de los 90s, JuCUMeros de India y de otros países de Asia se unieron para alcanzar a los No Alcanzados. Desde el principio, ellos querían ver florecer un Movimiento de Hacedores de Discípulos (MHD) a los pies de los Himalayas. El equipo ministraba a la gente más necesitada en la comunidad—trabajadores que migraban de países vecinos. Con una combinación de atención médica y evangelismo, multitudes empezaron a responder. El amor de Dios fue demostrado. Un Movimiento de Hacedores de Discípulos empezó.

La Gente estaba Desesperada por Más

Cuando el equipo llego a esa zona    encontró a personas impotentes y sin esperanza. Estaban poseídos, enfermos y angustiados. No había tratamiento médico de buena calidad. Los obreros de JuCUM-MF se comprometieron a ver a Dios moverse en las vidas de la gente de ese grupo.
El equipo predicó las Buenas Nuevas del Evangelio de una montaña a otra. Ellos caminaron largas distancias, durante muchas horas para compartir de Jesús con los que nunca habían escuchado.
Cuando la gente llego a la fe, el poder de Dios obró claramente en los nuevos creyentes. Los JUCUMeros comieron con ellos, se quedaron en sus casas y les predicaron el evangelio con pasión. Los Trabajadores que migraron estaban desesperados   por que algo funcionara. Escucharon las Buenas Nuevas del Evangelio y creyeron. Los corazones se abrieron al amor de Jesús. El poder del Espíritu Santo se demostró a través de señales y prodigios.

Reuniéndose para Formar Una Nueva Iglesia

Se enseñó a los nuevos creyentes a obedecer los mandatos básicos de Jesús. Mateo 28:20 se hizo realidad en esta región al norte de India. Ellos escucharon, creyeron y obedecieron.
“Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” Mateo 28:20 
Ellos se juntaron para formar una nueva iglesia en la zona de este grupo étnico único. La bendición de Dios estaba sobre el equipo de JuCUM. La iglesia empezó a florecer con vida nueva. A través de la fe y la obediencia, la iglesia creció rápidamente, mientras más y más creyentes se sumaban a la comunidad de fe.

Un Plan Nuevo

Problemas surgieron en medio del crecimiento de la iglesia.  Alrededor de 30 creyentes asistían a la reunión. Aunque los creyentes locales se congregaban, no participaban   en la iglesia. El equipo de JuCUM siempre dirigía la alabanza y predicaba. Llego el momento de formar un nuevo plan. El equipo y los creyentes locales llegaron a un acuerdo. Decidieron dejar de tener reuniones en grupos grandes dirigido por extranjeros. Ellos formaron 3 iglesias en casas (Casa-Iglesia) en donde solo se reunían los creyentes locales. Cada semana un JuCUMero se reunió con los ancianos de cada iglesia en casa. Ellos dieron reportes sobre el progreso de la iglesia, oraron juntos y planificaron. Gente clave recibieron acompañamiento (couching) y líderes empezaron a ser entrenados.

El Movimiento Se Hizo Auto-Sostenible

Dios estaba trabajando en las vidas de cada individuo.  Los creyentes mismos empezaron a hacer evangelismo y ministerio. Dentro de poco la multiplicación comenzó a ocurrir. Estaban experimentando el inicio de un Movimiento de Hacedores de Discípulos (MHD).
Los creyentes locales compartían generosamente los unos con los   otros. Salieron a predicar el evangelio con valentía y testimonios impactantes. Se produjeron frutos visibles en sus vidas. Los nuevos creyentes tenían historias apasionantes de vidas transformadas. Las comunidades de iglesia en casa aprendieron a ofrendar de tal manera que se volvió autosostenible.
Aún empezaron a enviar misioneros y a apoyarles. Intencionalmente limitaron la entrada de finanzas desde el exterior para ayudar al crecimiento del movimiento. Los creyentes estuvieron   tan agradecidos por el poder de Dios que había cambiado sus vidas. Ellos sirvieron a Jesús con pasión y fervor. Aun siendo pobres, dar de sus recursos no fue un problema para ellos. Ahora entendieron la necesidad de dar. Ellos tomaron la iniciativa de dar en gratitud por todo lo que Dios estaba haciendo en medio de ellos.

Ahora Imparable

Fueron comisionados en medio ellos ancianos locales. Se expandieron sus congregaciones. Hoy en día hay muchos lugares en la región con una gran población de creyentes. Los testimonios de los creyentes están impactando comunidades enteras. El Movimiento de Hacedores de Discípulos (MHD) era casi imparable y estaba creciendo naturalmente.
Un caso que pasó, un nuevo creyente se acercó a los líderes de  JuCUM porque no sabía qué hacer. Después de haber predicado las Buenas Nuevas en su comunidad, tuvo 60 nuevos creyentes. Entonces les pregunto: “¿Qué hago ahora?
Los líderes le entrenaron en como discipular para también ser hacedores de discípulos.
Las iglesias en casa crecieron en número. Ahora había 10 iglesias en casa con un total de 100 creyentes bautizados. Se formaron equipos entre los creyentes locales para plantar iglesias. Ahora, no solamente estaban plantando iglesias los JUCUMeros sino también los creyentes locales.
En el área donde el movimiento empezó, ahora hay 18 reuniones por semana y un rápido crecimiento del número de iglesias en casa.
Pero el movimiento había llegado a otras regiones también.

Creciendo en La Palabra

El movimiento tiene 100 ancianos y miles de creyentes. Los ancianos quieren que algunos de los líderes reciban más conocimiento Bíblico sólido. Algunos de los líderes están aprendiendo la Palabra a través de la Escuela de Estudios Bíblicos de JuCUM. Esto va a ayudar a sostener y fortalecer el movimiento.
Muchos creyentes están entrando en los lugares de donde emigraron donde ahora se encuentra el inicio de un movimiento también.
Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Mateo 28:19

La Expansión conlleva Desafíos

La visión de este movimiento es que todos los creyentes se convierten en hacedores de discípulos. El movimiento se expandió.
Miles de creyentes están en iglesias en casa en esa zona del Himalaya. Pero hay muchos desafíos. Uno de los primeros discípulos está ahora supervisando la obra en esta región. Él quiere ver un discipulado fuerte entre los líderes, además de un equipo local de ancianos bien entrenados. Su oración constante es que líderes de calidad crezcan en su entendimiento de la palabra mientras mantengan su pasión para alcanzar nuevas áreas.
¡Así ha sido empezar y sostener un Movimiento de Hacedores de Discípulos al pie de las colinas de los Himalayas!

Los Obreros Son Pocos

Un movimiento fue lanzado con gran impacto, pero hay muchas etnias y zonas cercanas a este grupo, donde poco trabajo se ha realizado para alcanzar a los No Alcanzados.
Se necesita más obreros, los que van a ser pioneros de obras   en nuevos lugares como este equipo hizo hace tantos años. Quizás Dios está inquietando  tu corazón para ser parte en  iniciar un Movimiento de Hacedores de Discípulos (MHD) en los Himalayas. Todo empieza con oración. Inscríbete para recibir noticias de la obra en el sur de Asia. Escríbenos para enterarte de nuevas áreas en donde necesitamos equipos pioneros.
Oremos: “Señor, gracias por lo que tú sigues haciendo entre los creyentes de los Himalayas. Oramos para que nuevos obreros se sumen a tu cosecha en el norte de India y otras partes del sur de Asia. Te pedimos por nuevos equipos de JuCUM, y muchos otros obreros para responder a tu llamado de ir. Señor, moviliza a muchos nuevos hacedores de discípulos. ¡Amén!”

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *