En una ciudad con más de 700 años sin Cristo, nació un hombre en una familia con fuertes creencias musulmanas y con un gran odio hacia el cristianismo, sin embargo Dios tocaría su corazón para cambiar radicalmente su historia, la de su familia y la de una ciudad entera.

Urim Bogaj creció en Kosovo, país europeo, en una familia musulmana con gran odio hacia los cristianos. Sin embargo, a sus 15 años su vida dio un giro cuando su tía se convirtió al cristianismo. Ella compartió su fe con Urim, “Veíamos a los cristianos como serpientes malas y no quería ser cristiano”, dijo a la organización Global News Alliance. Como todo joven a su edad, Urim era curioso y sin poder evitarlo comenzó a investigar sobre el cristianismo, sin saber que eso lo llevaría a tomar la decisión de entregarle su  vida a Jesús. “Cuando me convertí a Cristo, mi padre no estaba contento y se opuso”. “Pero con el tiempo, oré y le llevé la Biblia. Él leyó la Biblia y también se convirtió. Luego se convirtió el resto de mi familia, mis hermanos y hermanas”, contó. Urim se volvió pastor luego de que toda su familia renunciara al islam y abrió una iglesia en Malisevo, un municipio del distrito de Prizren, en Kosovo. “Esta es la primera iglesia que existe en Malisevo, tras una historia de más de 700 años sin Cristo. Es un honor estar sirviendo a Dios aquí”, declara. El 99% de la población en Malisevo es musulmana, por lo que hay desafíos y persecuciones de todo tipo. “Las cosas son muy difíciles. Los cristianos se enfrentan a problemas todos los días. Como la primera generación de cristianos, necesitamos sus oraciones para estar fuertes en Cristo, y terminar la carrera”, concluye.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *