El Departamento de Estado de Estados Unidos volvió a colocar a Cuba en la Lista Especial de Vigilancia (SWL) de los gobiernos que han sufrido o tolerado «violaciones graves de la libertad religiosa». También volvió a designar a Birmania, China, Eritrea, Irán, Corea del Norte, Pakistán, Arabia Saudita, Tayikistán y Turkmenistán como «países de preocupación particular en virtud de la Ley de Libertad Religiosa Internacional de 1998» por haberse involucrado o tolerado «violaciones sistemáticas, continuas y atroces de la libertad religiosa». El Departamento renovó la colocación de Comoras, Rusia y Uzbekistán y agrega a Cuba, Nicaragua, Nigeria y Sudán a esta lista.

El comunicado señala que la protección de la libertad religiosa es una de los principales símbolos de la política exterior de la Administración Trump.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, señaló en su cuenta de Twitter que «Estados Unidos ha sido y seguirá siendo inquebrantable en su compromiso con la libertad religiosa. Ningún país, entidad o individuo podrá perseguir a las personas de fe con impunidad. Estas designaciones de libertad religiosa muestran que cuando se ataca la fe, actuaremos».

Comprometidos con la libertad religiosa

En un despacho oficial, EE.UU. explica que la persecución y la discriminación basada en la religión o las creencias existen en todas las regiones del mundo. «Estados Unidos continúa trabajando diligentemente para promover la libertad religiosa y combatir a los abusos».

Estados Unidos mantiene la designación de «al-Nusra, al-Qaeda en la Península Arábiga, al-Qa’ida, al-Shabab, Boko Haram, los houthis, ISIS, ISIS-Khorasan y los talibanes como entidades de especial preocupación».

Estas designaciones subrayan el compromiso de los Estados Unidos de proteger a aquellos que buscan proteger su libertad de religión o creencias.

«Creemos que todos, en todas las partes, en todo momento, tienen derecho a vivir con el acuerdo de los dictados de su conciencia», declara el gobierno estadounidense.

Finalmente, el Departamento de Estado dijo que  continuará “desafiando a las entidades estatales y no autorizados que infringen esos derechos fundamentales y afectados que rindan cuentas por sus acciones”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *