Un experto especial perteneciente a la ONU en el ámbito de libertad de religión dice que es hora de que las principales religiones del mundo se sometan a la autoridad de la organización y sus organismos de derechos humanos. Quien emitió la opinión dice que las ideas actuales de la Organización de las Naciones Unidas deberían anular las creencias de las religiones convencionales. Ante estas declaraciones, los críticos afirman que estos cuerpos políticos están unidos con opiniones izquierdistas y marginales.
El C-Fam (Centro para la Familia y los Derechos Humanos), ha informado recientemente que el Relator Especial de la ONU sobre Libertad de Religión o CreenciaAhmed Shaheed, escribió sobre cómo la religión y la igualdad de género han llegado a un punto de conflicto. «Rechazo firmemente cualquier afirmación de que las creencias religiosas pueden invocarse como una ‘justificación’ legítima de la violencia o la discriminación contra las mujeres, las niñas o las personas LGBT +», dijo Shaheed. El relator intenta voltear la “libertad de religión” al decir que el derecho a la libertad de religión protege a los individuos y no a las religiones como tales. Luego, sostiene que las leyes que están basadas en la moral tradicional, que normalmente suelen ser religiosas, deben anularse si entran en conflicto con las opiniones de los expertos de la ONU. «Los estados tienen la obligación de garantizar a todos, incluidas las mujeres, las niñas y las personas LGBT +, un derecho igualitario a la libertad de religión o de creencias», dijo. «Incluso mediante la creación de un entorno propicio donde las autocomprensiones pluralistas y progresivas puedan manifestarse», añadió.

Despenalizar prácticas no naturales es la finalidad

Para que se logre este fin, las conductas sexuales consideradas no naturales y el aborto deben ser despenalizadas. Por otro lado, al relator especial se le acusa de ignorar los derechos de los niños no nacidos y los derechos de conciencia de los profesionales de la salud. Esto luego de que se presentara una declaración conjunta de grupos pro-vida y pro-familia. La posición de Shaheed solo deja en claro que intenta promover la ideología de extrema izquierdista dentro de las Naciones Unidas apoyándose en su cargo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *