En China las escuelas exigen que los maestros cristianos renuncien a su fe en Jesús o corran el riesgo de ser despedidos. Según Bitter Winter, una agencia que supervisa la libertad religiosa en el país; la presión sobre los maestros cristianos se intensificó luego de que el presidente chino, Xi Jinping, en septiembre de 2018; dijo que un objetivo de la educación era criar a la próxima generación de socialistas. «El control estatal sobre la ideología se está volviendo cada vez más rígido, particularmente en el campo de la educación», dijo una maestra cristiana de jardín de infantes a Bitter Winter. «Si los maestros mantienen creencias religiosas… se convierte en un problema político para el gobierno». La maestra, que recibió críticas por su fe en las reuniones del equipo; fue advertida por el director de la escuela de retirarle el «premio de civilización espiritual»; por valor de millones de yuanes (moneda local), que da el condado si el gobierno se enterara de su fe cristiana. «Escuché que otro municipio había revocado todos sus premios de civilización porque un equipo de inspección descubrió a dos estudiantes de primaria cantando himnos cristianos», dijo el profesor.

Los maestros en varias provincias reportaron persecución debido a su fe cristiana

«Una escuela en la provincia de Heilongjiang en junio del año pasado amenazó con despedir a una maestra después de descubrir que ella también predicaba en una iglesia en casa», dijo Bitter Winter«Se le ordenó que dejara de hacer esto, o el gobierno castigaría a toda la escuela». Otra maestra de jardín de infantes en la provincia de Liaoning en agosto pasado; se vio obligada a renunciar después de que las autoridades descubrieran que era protestante. Los funcionarios escolares en la provincia de Shandong en julio pasado investigaron a los maestros de secundaria recién contratados para determinar si tenían creencias religiosas. «Las investigaciones sobre los maestros y sus familias se llevaron a cabo en secreto, sin dirigirse directamente a ellos; solo hablando con al menos cinco personas en su lugar de trabajo, comunidad residencial o escuela», dijo Bitter Winter. Un director en la provincia de Shandong en octubre pasado «prohibió a todos los maestros tener creencias religiosas, usar joyas con símbolos religiosos y guardar artículos relacionados con la religión en sus escritorios». «Los maestros también fueron presionados para instar a sus familiares religiosos a renunciar a su fe, o el empleo escolar se vería afectado», informó Bitter Winter. «Los maestros están obligados a adoctrinar a los niños con una ideología patriótica, hacerlos creer y alabar al Partido Comunista», dijo el maestro cristiano. “Todo el país está impregnado de este ‘patriotismo’. Además, las escuelas han asignado equipos especiales para monitorear e informar sobre maestros y estudiantes religiosos. Ellos [estudiantes y maestros religiosos] han recibido instrucciones de renunciar a su fe, y algunos han sido designados como objetivos principales para la vigilancia, ya que las autoridades temen que desarrollen ‘influencia contrarrevolucionaria’, conspiren con fuerzas extranjeras y causen caos «, concluyó.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *