En la India, un pastor fue atacado y golpeado violentamente por un grupo de 150 personas al orar por un enfermo de la comunidad. Desde el estado de Telengana, el pastor Suresh Rao lo atacaron un grupo de 150 personas en la comunidad al orar por un enfermo; Rao expresó que el maltrato que recibió fue demasiado duro. «Me patearon como si fuera una pelota de fútbol», dijo al medio cristiano Christian Concern que lo arrastraron por toda la ciudad casi hasta la aldea vecina de Kolonguda.
«Me arrastraron a la calle y me tiraron al suelo. Comenzaron a pisarme, me arrancaron la ropa, me patearon todo el cuerpo y me golpearon el ojo izquierdo. Sufrí una lesión ocular grave como resultado de un coágulo de sangre”, agregó. Según los testigos locales, el pastor Rao llegó a casa de la persona enferma alrededor de las 9:30 am para orar por ella, y que tan solo minutos después la propiedad estaba rodeada de la multitud de personas liderados por un hombre llamado Ashok. Allí, el líder de los incitadores afirmó que el pastor solo se trasladó hasta el lugar para hacer que los hindúes se convirtieran al cristianismo; Rao entiende que por causa de su fe está dispuesto a soportar este tipo de persecución. «Dijeron que India es una nación hindú y que no hay lugar para los cristianos. Estoy preparado para este tipo de evento. Sé el costo de servir a Jesús en estas aldeas remotas y continuaré sirviendo a la gente de esta región”, confesó el pastor. Este ataques uno de los 8 que se registraron en el país durante dos semanas de “relajación parcial” de la cuarentena por el Coronavirus.
Hay leyes en este país que condenan la conversión de hindúes al cristianismo, sin embargo a ninguno se le ha condenado por tal acto, sin embargo estas leyes permiten que los cristianos sufran todo tipo de difamaciones y ataques por sus perseguidores. Actualmente, la India ocupa el puesto nº 10 en la lista de países perseguidos por causa del cristianismo, en los que incluso durante la pandemia los ataques continuaron y a gran escala conforme avanzan los días según los informes publicados por Christian Concern y Christian Post.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *