La ciudad de La Ligua se encuentra ubicada a 150 Km. de Santiago y a 110 km. de Valparaíso. Durante el tiempo de la colonia, uno de sus principales medios de subsistencia fue la minería del oro, la que fue reemplazada a comienzos del siglo XX por el arte textil y la repostería, convirtiéndose ambos en iconos de la ciudad. En la historia de los dulces de La Ligua, hay dos versiones con respecto a su origen. La primera señala que los dulces provienen probablemente de tradiciones coloniales de repostería, importadas por Religiosas Agustinas desde España, quienes habrían producido y comercializado los dulces para obtener recursos para su orden religiosa, en base a recetas que permitían conservarlos por un tiempo prolongado. La segunda versión en tanto, atribuye la tradición dulcera en familias que emigraron desde Copiapó a la ciudad a fines del siglo XIX, motivado por la crisis económica producida por el agotamiento de los yacimientos de la ciudad del norte (Fuente: Informe técnico para el registro como Denominación de Origen de los Dulces de La Ligua, Solicitud Nº 1058439).