Con 131 votos a favor, 117 en contra y 6 abstenciones, la Cámara de Diputados de Argentina legalizó el aborto hasta la semana 14 desde los 16 años sin más deseo que el de las gestantes de interrumpir una vida. Luego de 20 horas de debates y discusiones, se aprobó el aborto en Argentina tras la exposición de un proyecto enviado por el propio presidente, Alberto Fernández; la decisión fue festejada por miles de abortistas en todo el país. Pero luego, los festejos se detuvieron al anunciar que este proyecto de ley pasará a manos del Senado para su análisis, donde se podría terminar de aprobar o sería rechazada otra vez como en 2018. Los argumentos de los defensores del proyecto se basan en “un problema de salud pública y uno de los principales motivos de la muerte materna tras la clandestinidad de estos procesos no aprobados por las autoridades del país»; así como pidieron que los “argumentos religiosos no influyan en las políticas públicas”. Los que están en contra expresaron que defenderán la vida y que ésta es una oportunidad del presidente “para desviar la atención de problemas que realmente son más graves” además de que es inoportuna por el momento dado de la pandemia. Asimismo, consideraron la interrupción del embarazo como “un genocidio” e intento de exterminar la vida humana “promovido por la moda feminista”. Los parlamentarios presentaron testimonios de abortos clandestinos que que indican que los procedimientos son encubiertos con otros casos para que sean financiados debido a los altos costos, al igual que en otra provincia donde se conoció que los abortos se hacen con agujas de tejer provocando la infertilidad o la muerte de la madre. Afuera del Congreso Argentino se dividió a los grupos con una reja de por medio, donde se reflejó a ambas partes en la espera de los resultados mientras exponían sus razones por las que se debe estar a favor o en contra.  

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.