En Israel, el 93% de los pacientes graves que recibió tratamiento con los nuevos fármacos contra el Covid le dieron el alta en menos de cinco días, logrando así otro hito histórico para la nación. Desarrollado por el Centro Médico Sourasky de Tel Aviv, el EXO-CD24 ha dado una respuesta bastante positiva al ser implementado en los pacientes covid más graves internados en una fase de ensayos clínicos en Grecia; 29 de ellos con condiciones graves se recuperaron en un tiempo récord. «El principal objetivo de este estudio fue verificar que el medicamento es seguro. Hasta la fecha, no hemos registrado ningún efecto secundario significativo en ningún paciente de ambos grupos», dijo el profesor Nadir Arber para Jerusalem Post. Este poderoso y novedoso medicamento, que ha sido desarrollado en Tel Aviv, se realizó a partir de la proteína CD24, la cual se encuentra dentro de los seres humanos y la cual se ha modificado por 25 años debido a la cantidad de estudios que el profesor Arber realizó con ellas. Para los pacientes que presentan un deterioro clínico, la acción de la molécula es decisiva en su recuperación, haciendo que el Covid no pueda afectar las células sanas que están en los pulmones, la cual ha sido la causa de las miles de muertes en todo el mundo. CD24 se acopla a otras membranas celulares y otras funciones, regulando también un mecanismo que activa una tormenta de citoquinas, lo que permite que pueda restablecer el equilibrio del organismo. «Estamos equilibrando la parte responsable de las tormentas de citoquinas, utilizando el mecanismo endógeno del cuerpo, es decir, las herramientas que ofrece el propio cuerpo», explicó Arber. Una tercera fase de ensayos ya se encuentra entre los planes reafirmando así los resultados que ya tienen previamente. 155 pacientes más van a ser puestos a prueba con EXO-CD24, quienes recibirán dos tercios del medicamento, y al resto se le aplicará un placebo. Si la última etapa del estudio es tan exitosa como la segunda, EXO-CD24 podría comercializarse a corto plazo y a muy bajo costo, según el profesor Arber. “Su desarrollo podría allanar el camino para tratar muchas otras enfermedades», finalizó. https://twitter.com/Jerusalem_Post/status/1423483445901205504?s=20

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *