La constitución indonesia permite la libertad de expresión a menos que el discurso se considere blasfemia contra la religión. El acto de blasfemia entra en el ámbito del derecho penal en Indonesia y la violación de esta ley incluye penas de hasta un máximo de cinco años de prisión. Cuando el youtuber Muhammad Kece, creyente de origen musulmán, comenzó a publicar activamente contenidos relacionados con la religión en la plataforma en julio de 2020, fue detenido en agosto de este año, por considerar que muchos de sus vídeos eran insultantes hacia el Islam. Kece fue detenido e ingresado en prisión, y en su primera noche en la cárcel fue perseguido por los reclusos a causa de sus declaraciones públicas en la plataforma de medios sociales. Según algunas fuentes, Kece encontró a Cristo y decidió seguir a Jesús en 2014. También se bautizó ese mismo año. Pero cuando Kece creó un canal de Youtube, MuhammadKece, en julio de 2020, durante el confinamiento debido al Covid-19, algunos vieron su contenido como provocador e insultante hacia el Islam. Insultar a cualquiera de las religiones reconocidas en Indonesia va en contra de la ley. Líderes religiosos de varias organizaciones criticaron sus contenidos e instaron a la policía a detener inmediatamente al youtuber, y en agosto de 2021, Kece fue detenido en Bali. Tras ser detenido, Kece fue agredido físicamente por sus compañeros. El Youtuber fue agredido en dos lugares diferentes en su primer día de prisión. Primero, en su celda, a la 1 de la madrugada, donde unos cuantos reclusos se reunieron y comenzaron a golpearle. Más tarde, Kece fue agredido y torturado a las 3 de la madrugada por un ex inspector general de la policía, Napoleón Bonaparte, que está en prisión por soborno. Bonaparte no sólo golpeó y torturó a Kece, sino que además le cubrió la cara con excrementos. Estas agresiones están siendo investigadas por la policía. Kece sufrió contusiones en la cara y en la cintura. Su ojo izquierdo fue magullado por los golpes de Napoleón, dejándole un ojo morado. «Napoleón había admitido sus acciones mientras el proceso judicial seguía siendo investigado. Sin embargo, cuando se siguió investigando el caso, negó su propia confesión», dijo el Director de Delitos Generales de la Policía de Indonesia, el general de brigada Andi Rian. Explicó que los investigadores siguen investigando y procesando el incidente. En este caso, el Departamento de Investigación Criminal nombró a cinco sospechosos, entre ellos el Inspector General Napoleón Bonaparte.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *