Por medio de un comunicado, el evangelista Franklin Graham compartió su perspectiva acerca de los microchips suecos que funcionan como pasaportes de vacunas, comentando que no cree que estos sean la «marca de la bestia», como muchos dicen y piensan. El popular predicador estadounidense Franklin Graham, hijo del difunto evangelista Billy Graham, hizo una publicación recientemente en su cuenta de Facebook hablando sobre los microchips que miles de ciudadanos suecos se están implantando debajo de la piel. Dicha noticia se volvió viral hace algunas semanas, tras saberse que en Suecia, cientos de personas se están colocando un microchip del tamaño de un grano de arroz, el cual contiene información personal del individuo que lo porta, y que a su vez, sirve como «pasaporte de vacuna covid». Esto hizo que muchos especularan o pensaran que tales aparatos podrían ser la «marca de la bestia» descrita en el libro de Apocalipsis. «La Biblia nos dice que en los últimos tiempos habrá un sistema mundial», comenzó diciendo el predicador en su mensaje reflexivo. «Apocalipsis 13: 16-17 dice: ‘También hace que todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, sean marcados en la mano derecha o en la frente, de modo que nadie pueda comprar ni vender a menos que tenga la marca…'». «En este momento, una empresa sueca ha desarrollado un chip de ‘pasaporte de vacuna’ que se implanta debajo de la piel y se puede escanear. Podría ser necesario para ingresar a restaurantes o negocios, volar comercialmente, etc», agregó Graham, para luego señalar que no cree que estos microchips sean la marca del Apocalipsis, pero que dicho suceso está pronto a suceder. «Personalmente, no creo que este chip en particular sea la marca de la que habla la Biblia, pero te hace pensar en lo cerca que podemos estar». El evangelista ha manifestado que no está en contra de las vacunas, sino que las respalda porque considera que inocularse es importante y ayuda a salvar vidas. No obstante, cree que los líderes políticos, presidentes y mandatarios han usado la pandemia como una medida para tomar mayor control sobre sus naciones y habitantes. «Los cristianos de todo el mundo se preguntan si COVID-19 se está utilizando como una forma de condicionar a la población mundial a aceptar una marca como esta, cualquiera que sea la forma que adopte», enfatizó Graham a modo de incógnita, para luego responder. «Si un chip escaneable debajo de la piel puede contener información de la vacuna, agregar otra información personal y datos financieros podría estar a un paso de distancia. Esto puede sonar aterrador; pero las personas que han puesto su fe en Dios y en Su Hijo, Jesucristo, no necesitan tener miedo. No debemos vivir con miedo. Dios nos dijo lo que vendría en Su Palabra. Asegúrese de que su nombre esté escrito en el Libro de la Vida del Cordero arrepintiéndose de sus pecados y poniendo su fe y confianza en Jesucristo». El microchip en cuestión fue creado por la firma tecnológica Dsruptive Subdermals, el cual tiene la capacidad de almacenar datos importantes, los cuales se pueden consultar a través de teléfonos inteligentes y otros dispositivos. Hasta ahora, miles de ciudadanos suecos se han implantado estos chips en sus manos. Estos pequeños aparatos generalmente se instalan encima del pulgar, a través de un procedimiento que cuesta unos 100 euros (113 dólares americanos).  

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.