Una sentencia histórica: El Tribunal Supremo de Pakistán ha ordenado la puesta en libertad bajo fianza de un cristiano que llevaba más de cinco años detenido acusado de blasfemia. El Tribunal Supremo de Pakistán ha ordenado la puesta en libertad bajo fianza de un cristiano que llevaba más de cinco años detenido acusado de blasfemia. «Es la primera vez en la historia judicial de Pakistán», dijo el abogado de Nadeem Samson a la organización de derechos humanos Jubilee Campaign. «Es una sentencia muy especial del Tribunal Supremo». «Los tribunales de Pakistán son conocidos por desestimar regularmente los recursos de fianza de las víctimas de la ley de blasfemia, especialmente cuando las acusaciones formuladas son graves y se castigan con la pena de muerte», añadió la organización. Samson, de 42 años, fue detenido y acusado de blasfemia en noviembre de 2017 tras una disputa inmobiliaria. Aunque su liberación de la prisión preventiva es una buena noticia, no significa una absolución. El caso sigue pendiente en el Tribunal de Distrito de Lahore, donde un resultado puede tardar años. Samson tampoco está necesariamente a salvo fuera de los muros de la prisión. Cuando Aasiya Noreen, ampliamente conocida como Asia Bibi, fue absuelta de los cargos de blasfemia en 2019, fue sacada del país. AsiaNews informó en diciembre que los familiares de Samson estaban escondidos o habían abandonado el país. La blasfemia es un tema volátil en Pakistán, de mayoría musulmana, donde la condena conlleva la pena de muerte en Pakistán, aunque nunca se ha llevado a cabo. Las leyes contra la blasfemia se utilizan a menudo para ajustar cuentas o para atacar a quienes pertenecen a una de las minorías religiosas del país. Las leyes «afectan especialmente a la minoría cristiana, dado su porcentaje global de población, no sólo a los pobres», según Puertas Abiertas. El 3 de enero, un tribunal de Rawalpindi condenó a muerte al pastor protestante Zafar Bhatti por enviar mensajes de texto blasfemos, cargo que él niega. El reverendo Bhatti había apelado una sentencia de cadena perpetua dictada por un tribunal en 2017. El pastor, de 56 años, fue detenido y encarcelado en 2012, lo que le convierte en el preso por blasfemia más antiguo de Pakistán.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.