La nueva película de Disney que está causando furor entre los espectadores podría tener un significado oculto más allá de que la protagonista cuando se enoja se convierte en un enorme panda rojo.

«Turning Red», es la historia de Meilin, quien proviene de una familia asiática y que lucha con traumas familiares por distintas experiencias que juntos logran afrontar y vencer; pero un pastor está alertando sobre el contenido de ella, al que el mundo de ahora ve como algo normal.

Según Mike Signorelli, pastor principal de la Iglesia V1 de Nueva York, explicó por medio de un vídeo sobre el contenido que los padres deben supervisar antes de que sus hijos pueden ver películas que les ministre argumentos alejados de Dios; su conclusión es que no es una producción infantil o dirigida a ese público.

“Creo que todos los padres, no solo los pastores, sino los padres, tienen el mandato de revisar el material. Porque cada dispositivo que tienes en tu casa es un portal, ya sea una ventana a las cosas de Dios o, desafortunadamente, cosas que creo que son demoníacas”, dijo en una entrevista para Faithwire.

“Dentro de los primeros ocho minutos, estaba absolutamente horrorizado”, continuó detallando en como se introduce el tema de la comunicación ancestral, lo cual no va alineado a la visión bíblica de la vida.

“Sabemos que en Hebreos 9:27, está designado para vivir una vez y luego para morir y enfrentaremos el juicio, y está estrictamente prohibido, en el contexto cristiano, comunicarse con los muertos. Y así, incluso dentro de los primeros ocho minutos, tienes cantos, comunicación con los antepasados, e inmediatamente debería comenzar a sonar una bandera roja”, agregó.

El pastor explicó lo importante que es que los padres cristianos puedan estar al pendiente del contenido que ven sus hijos, ya que Turning Red normaliza e introduce «prácticas que la fe cristiana condena».

Siendo consciente de que muchos le atacarán por su alerta y hasta de burlarán, su propósito es que los padres puedan tener conciencia de este tipo de temas.

Dentro de la película también existen mensajes subliminales como «Mi panda, mi elección«, una clara referencia a «Mi cuerpo, mi elección», frase que se usa para apoyar el aborto a nivel mundial.

“Definitivamente hay un punto de inflexión, y hay un momento en el que piensas, ‘Han ido demasiado lejos’. Ahora, si extraes el aspecto espiritual de esta película, solo sobre la base de que el contenido trata sobre la menstruación y la mayoría de edad, no es apropiada para niños”, dijo.

Otra escena inquietante es como la protagonista tiene contacto con sus antepasados, los cuales se muestran como sombras con «ojos rojos brillantes» y que atormentan a la niña; además, para la escena final, hay una escena de ritual que Signorelli afirma ser preocupante.

“Creo que lo que sucede es que estamos tan insensibles que, con el tiempo, las cosas que solían ser ofensivas para los cristianos, desafortunadamente, creo que las aceptamos. Y lo ignoramos, y esa es realmente la razón por la que sentí la carga de correr la voz sobre esta película”, finalizó.

La industria cinematográfica de la actualidad se basa en traer temas a la sociedad y presentarlos como una situación o causa normal, por ejemplo Disney con la ideología de género y su apoyo a la comunidad LGBT.

Es importante y preciso que a los niños desde pequeños se les forme y se les instruya en los valores y enseñanzas cristianas a fin de que se desarrolle en ellos un carácter espiritual que les permita discernir entre el bien y el mal.

https://youtu.be/5AmlTFL8ACs

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.